Para quien viaja a Cajamarca con frecuencia, no es difícil percibir el “feeling” de la región. Aunque las cifras macroeconómicas son desfavorables y la recesión está en boca de todos, la realidad tiene matices: taxistas, restaurantes y hoteles no van viento en popa, pero esencialmente varias mineras siguen operando, el comercio continúa, el consumo no cae estrepitosamente y la construcción retrocede un poco pero casi al mismo ritmo en el que retrocedió en el resto del país el año pasado. Nuevos centros comerciales están a la vista y hoy dos ya atienden al público en la capital. Hay recesión, sí, pero de alguna forma, también hay más tranquilidad y estabilidad, Conga está en silencio.

santos_comercio_goyoNo se engañen con las cifras macro. Todo el país bajó la velocidad en 2013 y el histórico cajamarquino siempre ha sido terrorífico. No se puede ocultar que siendo la región con más oro, sea también una de las regiones con más pobreza. Los indicadores agrícolas fueron malos siempre. El tema central tiene tiempo y pasa por la incapacidad del gobierno regional de gestionar los abundantes recursos económicos que posee. Uno de los responsables de la recesión es definitivamente Goyo, pero no por parar inversiones, sino por no saber utilizar el dinero para reducir brechas en infraestructura, productividad, salud y educación.

¿Quiénes sí hacen su parte? Las empresas mineras y el Gobierno Central. Inteligentes. Ellos no se detienen. Por eso la carretera que conectará al norte con el sur de Cajamarca está a punto de ser terminada, y también los nuevos reservorios ofrecidos por Yanacocha. Por eso Sierra Productiva sigue incrustándose en las hectáreas más escondidas de la región, y también por eso la PCM organiza capacitaciones para que los funcionarios de las municipalidades puedan diseñar proyectos de inversión pública. Por eso Goldfields, Tantahuatay y La Zanja no dejan de firmar convenios públicamente y hacer obras con las comunidades locales.

Absalon_159Sin embargo, la actual tranquilidad que se respira en Cajamarca tiene los días contados. Llegó la época electoral. Y no quedan dudas de que la daga en el bolsillo de los contendientes de Goyo será afilada por su evidente incapacidad para gestionar los recursos económicos de la región.

Los candidatos más importantes ya están en el partidor: Gregorio Santos con MAS, Absalón Vásquez con “Cajamarca Siempre Verde” y Javier Bobadilla de Fuerza Regional. Los dos últimos con una agenda a todas luces menos extremista que la del primero. Ya están en campaña. Según las investigaciones de Ricardo Uceda, Vásquez se habría asegurado el apoyo de algunos partidos tradicionales convenciéndolos por lo menos de no presentar candidaturas.

Bobadilla2

Conga, entonces, en silencio. Y viene bien que esté en silencio. Levantar el tema en este momento no ayudaría, al contrario, polarizaría las discusiones y concentraría otra vez  la bola de la ruleta americana en un debate que ya peca de simplista. Mantener posiciones de “todo o nada” no solo es inútil sino insostenible. La población tiene algo de sentido común y sabe que en el último round, uno termina negociando. Sabemos que los gerentes de línea de Yanacocha radican ahora en Cajamarca. Sabemos que sus estrategias de RRCC y RSE han virado por completo a un esquema mucho más respetuoso, sensato y silencioso. No harán nada, si intuyen que habrá problemas.

Dicen algunos que un buen candidato de oposición le gana a Goyo en primera, pero no en segunda vuelta. Veremos si Bobadilla o Vásquez son capaces de atravesar inteligentemente las pruebas que los siguientes meses les traerán en esta dura batalla contra un político de izquierda que ciertamente ya no es tan fuerte, pero tiene en sus manos el poder burocrático y en el hombro a su “hada madrina del clientelismo”, esa que acompaña siempre a quienes buscan sostenerse en el poder aunque hayan fracasado.

Cajamarca y las elecciones regionales 2014
Tagged on:                                     

Deja un comentario