IMG_8152Este lunes santo partí de Lima a Oyón (ciudad en la sierra de Lima, a poco más de 3,000msnm, capital de la provincia con el mismo nombre, fundada en 1533). Salí de Lima a las 7.00am y llegué a las 5.00pm. Haciendo un rápido cálculo, si el camino fuera en línea recta y en similar altitud, hubiésemos tardado menos de 5 horas. Tardamos casi 9 sin paradas. En bus, uno llega en 12.

Desde hace un tiempo, toda la vía desde Sayán hasta la antigua ciudad está siendo ampliada, asfaltada y pronto tendremos una autopista de primera calidad. Sin embargo, cuánto está costando este proyecto…

IMG_8174Decía Víctor Andrés Belaúnde que uno de los principales aportes del Imperio Incaico había sido la “conquista” del territorio que actualmente habitamos, y que por avatares históricos llamamos Perú. Así titulaba uno de los primeros capítulos de su famoso “Peruanidad”. Efectivamente, el territorio peruano merece, más que una mujer bonita, difícil y exigente, una verdadera conquista, de esas que duran siglos y cuestan gestas heroicas.

Pero uno conquista aquello de lo que está profundamente enamorado. En los asuntos de culturas y naciones no existen los pueblos “enamoradizos” que van de un lugar a otro. Los pueblos sedentarios de ayer se sentían atraídos, se enamoraban y luego se ataban eternamente a su patria. Algo tuvo que tener nuestro territorio de espectacular y excitante para que millones de personas, durante miles de años, hayan intentado conquistarlo y domesticarlo. Y contemplando los acantilados a mi lado, el sonido del río Haura, la austera belleza del cielo “casi” despejado, y ese misterio de las montañas que me rodean, entiendo la atracción…

IMG_8154Nuestros recursos naturales, flora, fauna, climas, suelos fértiles, pisos ecológicos, y paisajes, son suficiente argumento para justificar la proeza, pero hoy, en un mundo moderno en el que ya no comemos de lo que cultivamos, bebemos el agua directamente del río, ni criamos nuestros propios animales para carga o alimentación, la geografía ha perdido su encanto “económico” y se ha convertido en una especie de obstáculo. Para turismo está bien, pero para construir carreteras, puentes, y otro tipo de infraestructura, a los peruanos nos cuesta la vida. Varias tranqueras detienen el paso a Churín por horas y las colas de vehículos pueblan lo que podría ser un camino limpio, solitario, ermitaño.

IMG_8169Lo que ha hecho posible que el estado invierta parte del dinero en la mencionada carretera es la riqueza minera (aurífera) de Oyón, conocida y valorada desde el Virreinato. Sin embargo, culpar al Estado Peruano, históricamente representado en nuestros gobernantes y políticos, o a las empresas que invierten en las zonas altas del país, por la falta de articulación entre nuestras regiones o el centralismo, es solo una explicación parcial de nuestro aún pendiente desarrollo.

No fue fácil, no lo es, y no lo será, domesticar nuestro territorio, replicar el desarrollo costeño en la Sierra o la Selva. Pudo y puede haber falta de compromiso, de capacidades y de voluntad, pero ¿cómo tener voluntad para conectar un pueblo de otro luchando contra montañas, acantilados, cañadas estrechas, climas agresivos y tierras agrestes que ocultan la meta?

Bonito sería haber conquistado un territorio llano, con pampas soleadas y pequeños montes verdes, campos fértiles con uno que otro accidente de altitud o de clima. No fue así. Hemos conquistado a la mujer más bella, pero también a la más exigente. Llena de sorpresas y riquezas, pero demandante e indómita. Por eso la planificación del uso de recursos, o las ideas de generación de “clusters” regionales o “mercados internos”, no puede desestimar el hecho de que frente a nosotros tenemos un territorio que aún no conquistamos completamente.

IMG_8158Si la imagen de la mujer conquistada les pareció sexista, intercambien a la mujer por el hombre, y llegaremos al mismo punto. Momento interesante para sentirnos más orgullosos de nuestro pasado, del esfuerzo y la creatividad del hombre andino y costeño de ayer, de la paciencia de tantos que lucharon y siguen luchando por un desarrollo integrado del Perú, a pesar de las características altaneras de nuestro espacio.

Momento también para ser más ponderado en el análisis del costo, tiempo y eficiencia de realizar proyectos de inversión en Perú, o en la reflexión sobre la problemática que tienen nuestros gobiernos locales y las empresas para poder añadirle a sus políticas o inversiones, el famoso valor agregado de la responsabilidad social.

Más crónicas de Oyón: la conquista del territorio

Deja un comentario