Fuente: Energía, Minería, Medio Ambiente. Punta del Este, 11 de abril de 2013. La tercera y última jornada de la Conferencia de Petróleo y Gas organizada por la Asociación Regional de Empresas del Sector Petróleo, Gas y Biocombustibles en Latinoamérica y el Caribe – Arpel 2013, resumió el gran desafío que tienen las empresas públicas y privadas para los próximos años: reducir la pobreza energética en el continente en un contexto de riqueza hidrocarburífera.

En la jornada realizada este jueves, a través de dos sesiones plenarias y dos simultáneas en el Hotel Conrad de Punta del Este, Hugo Altomonte, director de la División de Recursos Naturales e Infraestructura de la Cepal, resaltó que a pesar del incremento per cápita y la disminución del desempleo (6,7%), la desigualdad en la región se incrementó, ocupando el primer lugar con estas características en el mundo.

En ese sentido, Altomonte mencionó que, según recomendaciones de la ONU, los Estados deben satisfacer las necesidades básicas de sus habitantes, y una de ellas es el acceso a la energía ya que los 100 KW/h que una persona consume en el año no son representativos para la región. “El reto para América Latina es universalizar los servicios con precios razonables en energía”, sostuvo, a tiempo de recomendar la eliminación de las distorsiones que algunos subsidios ocasionan, el impulso de políticas de inversión en infraestructura y la búsqueda de equidad en las tarifas, entre otros aspectos.

Por su parte, Diana Chávez, directora del Centro Regional para América Latina del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, aclaró que el término ‘pobreza energética’ se refiere a la incapacidad de conseguir la cantidad mínima de servicios de energía y mencionó que el 30% de la población mundial vive sin acceso a la misma. “Inclusión social y equidad es el nombre del juego”, aseveró.

El responsable de Cambio Climático y Energía América Latina de la Fundación Avina, Ramiro Fernández, dijo que unos 10 millones de personas en Latinoamérica no tiene acceso a energía y para revertir la situación existen una serie de requisitos como la voluntad política de los gobiernos, financiamiento, involucramiento del sector privado, el conocimiento y la innovación tecnológica.

La jornada también sirvió para que las empresas se reúnan en sesiones simultáneas en las que se abordaron temas como tecnologías digitales en la industria petrolera, la resiliencia en el negocio hidrocarburífero, integridad en ductos y terminales y optimización de márgenes en downstream.

El evento concluyó con una mesa redonda de los principales ejecutivos de empresas como Ancap (Uruguay), Enap (Chile), Repsol (España), Schlumberger y Weatherford.

En el acto de clausura, el presidente del Directorio de Arpel, Óscar Villadiego, agradeció al Gobierno uruguayo y a la estatal petrolera Ancap por el apoyo recibido en la organización del evento. Al mismo tiempo resumió que el interés es lograr el avance en el crecimiento de las empresas, las regiones y los países en materia energética.

La próxima cita de Arpel se realizará en 2015, en Punta del Este, donde además se celebrará los 50 años de la organización que aglutina a las empresas petroleras públicas y privadas de América Latina y el Caribe.

Conferencia Arpel 2013 convoca a reducir la pobreza energética
Tagged on:                                         

Deja un comentario