OPINIÓN | José Beteta: Nos sigue gustando la promesa bonita antes que la propuesta técnica