Leyes con burbujas pero sin puntería, por José Ignacio Beteta