El camino solitario, por José Ignacio Beteta