De la Mina a la Antena, la misma pena