La responsabilidad en un acto de corrupción generalmente es de a dos, especialmente cuando el sector público y el privado coluden en un hecho ilícito de esta naturaleza. Sin embargo, el fenómeno de la corrupción no debe llevarnos a satanizar la actividad empresarial o meter a todos los empresarios en un solo saco.

Corrupción: lo público y lo privado