Convenios inconvenientes, por José Ignacio Beteta